viernes, 19 de octubre de 2012

DÓLARES DE PLATA

Certificado de plata de 1935 (arriba) frente a billete de dólar de 2006
(abajo) ¿Encontramos las diferencias?
El título de la entrada de hoy puede resultar desconcertante, puesto que no voy a hablar sobre esas enormes monedas con la efigie de la Libertad o, más recientemente, del Presidente Dwight Eisenhower. Me refiero a los certificados de plata, o "silver certificates", tan parecidos al billete actual de dólar. Tanto, que podríamos hoy en día recibir uno en el cambio y no darnos cuenta.

Los certificados de plata surgieron en 1878 como resultado de la presión de ciertos grupos de interés (concretamente compañías mineras) contra una ley de 1873 que consagraba al oro como el único patrón de convertibilidad del dólar. A partir de ese momento, todo aquel que tuviera en su poder uno de estos certificados podía cambiarlo en el banco por su valor en plata, generalmente en monedas o lingotes. Su emisión fue declinando progresivamente, más aún cuando en 1963 se empezaron a imprimir los actuales billetes de dólar de la Reserva Federal, no intercambiables por plata. En el año 1968, ante la amenaza que supuso a la estabilidad monetaria el aumento del precio de la plata, el Congreso decidió poner fin a la convertibilidad de estos certificados.

El reverso muestra menos diferencias
Existen numerosos tipos de dollar silver certificates, algunos de extraordinaria belleza, pero fue a partir de 1928 cuando adoptaron el tamaño y diseño de los billetes de dólar actuales. Al colocar juntos un dólar reciente y un certificado de plata de los años 30 del siglo pasado, podemos recrear el célebre pasatiempo de encontrar las diferencias entre dos imágenes aparentemente iguales. Si comparamos los dos billetes de las imágenes (uno reciente de 2006 y un certificado de plata de 1935) vemos que el encabezamiento del certificado de plata dice: “Se certifica que existe en depósito en el Tesoro de los Estados Unidos de América…” Y, debajo del retrato de Washington, continúa: “…un dólar de plata pagadero al portador que lo solicite”.

Además, en el reverso no aparece la célebre leyenda En Dios Confiamos (In God We Trust) que se incorporaría de forma definitiva a partir de la década de 1950.

Lo que encuentro más interesante de estos billetes se encuentra en la parte izquierda del anverso, donde se señala el carácter de “curso legal” que tienen los certificados de plata. Por esta razón, los certificados producidos a partir de 1928 todavía se pueden utilizar hoy en día para realizar transacciones económicas de acuerdo con su valor facial, aunque en la inmensa mayoría de los casos se destinan al coleccionismo.

La diferencia clave: "un dólar de plata pagadero al
portador"
El certificado de 1935 que aparece en las imágenes no supera demasiado su valor facial en el mercado numismático, no obstante otros certificados de 1, 5 y 10 dólares pueden alcanzar valores considerables. Para echar un vistazo a sus precios aproximados, os recomiendo el siguiente enlace http://currency.ha.com/c/ref/worth.zx

Es extremadamente difícil encontrar en circulación cualquiera de estos certificados, pero como nunca se sabe, conviene estar informados…

http://www.coinsite.com/content/faq/small_size_arcert.asp
http://www.collectorsweekly.com/us-paper-money/silver-certificates



2 comentarios:

  1. Hola Jose R. Vicente.
    Excelente Blog. Como numismático aficionado, me resulta muy
    curioso e interesante, donde se aprende siempre algo nuevo.
    Te felicito por tan hermoso Blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado amigo, muchas gracias por tu comentario y por entrar en mi blog. Siempre es un placer compartir curiosidades con todos aquellos que saben apreciarlas. Tras el parón veraniego, vuelvo en breve, recibe un cordial saludo

      Eliminar

Translate