sábado, 29 de junio de 2013

COMO FABRICAR TU PROPIO DINERO (III)

En anteriores entradas he escrito acerca de particulares que han tenido la iniciativa de imprimir sus propios billetes con diferentes fines. En el caso de Sergei Mavrodi en la Rusia poscomunista, se trataba de dotar de apariencia seria a una estafa piramidal en toda regla. En el caso de Len Hill sus libras de las islas Sebades pretendían ser un medio para recaudar fondos para una causa conservacionista. Hoy me gustaría añadir una tercera iniciativa con la que me encontré hace bien poco: la emisión de dinero de fantasía con fines artísticos. Se trata de los numismas del reino de Kamberra de Franck Medina.

viernes, 21 de junio de 2013

LOS "BILIMBIQUES"

Hace algún tiempo creí haber encontrado en los bonos de la Revolución Cubana los notgeld o dinero de emergencia iberoamericano. Los procesos revolucionarios o bélicos son el escenario habitual para la emisión de este tipo de dinero así que pensé que podría haber dado con su versión caribeña. Sin embargo, resultaron ser bonos a través de cuya venta entre la población se recaudaban fondos para la causa revolucionaria. En otras palabras, no había sido un dinero circulante.
 
No obstante no me dí por vencido y recientemente tuve el placer de descubrir (esta vez si) un dinero de emergencia o necesidad 100 % iberoamericano, mejicano por más señas. Se trata de los célebres “bilimbiques”, emitidos por las fuerzas revolucionarias entre los años 1913 y 1916.
 

viernes, 14 de junio de 2013

PESETAS DE PLATA



Anverso y reverso del certificado de plata
de 10 pts. de 1935
Hace unos meses publiqué una entrada acerca de los certificados de plata de Estados Unidos, que dieron lugar a los primeros billetes de dólar tal y como los conocemos hoy. Poco sabía yo en aquel momento que en nuestro país, más o menos al mismo tiempo que en Norteamérica, se emitieron certificados parecidos, aunque desgraciadamente no llegarían a emplearse adecuadamente debido al estallido de la Guerra Civil.

Uno de los problemas económicos al que las autoridades de la II República tuvieron que hacer frente fue el de la progresiva pérdida del poder adquisitivo de la peseta en un contexto de crisis económica internacional. Al mismo tiempo, la década de 1930 conoció un alza del precio de la plata en la cotización internacional. En este contexto, es normal que existiera por parte de la población una gran (y lógica) tentación de acaparar las monedas de metal precioso circulantes, especialmente los populares “duros”: 5 pesetas que contenían nada menos que 25 gramos de plata.

viernes, 7 de junio de 2013

SISTEMAS PREDECIMALES (II): INDIA

Monedas de 1 pice (1940 y 1943), 1/2 pice (1930)
 y 1 pie (1917), todas ellas de cobre
Gran Bretaña no ha sido el único país que ha mantenido un sistema monetario pre-decimal hasta fechas recientes. Si bien desde el siglo XVIII poco a poco los estados han ido adoptando la decimalización para sus respectivas monedas, dos siglos después aún era posible encontrar ejemplos de resistencia a este cambio. Uno de estos ejemplos se encuentra en India, que mantuvo su sistema pre-decimal hasta 1957, diez años después de alcanzar su independencia.

Sobre India hemos tenido la oportunidad hasta ahora en este blog de admirar algunas de sus monedas más antiguas, concretamente el dracma y el jital. La primera “rupia” fue introducida, parece ser, en el siglo XVI y durante mucho tiempo fue una unidad monetaria acuñada en plata. No en vano, la palabra “rupia” procede del sánscrito raupyak, que significa “plata” y el sistema monetario indio siempre trató de permanecer dentro del patrón plata, incluso en aquellos momentos en que este metal se depreció considerablemente frente al oro.
Anverso de las mismas monedas,
con las efigies de Jorge V y Jorge VI

Translate