jueves, 30 de enero de 2014

LAS MONEDAS DE ESTAÑO DE ACEH

Hoy volvemos de nuevo a Asia. Si bien la entrada de la semana pasada estaba dedicada a una misteriosa y fascinante moneda, el tangka tibetano, hoy nos referimos a otra no menos misteriosa del sudeste asiático: el pittis de estaño de Aceh, en la actual Indonesia.
Anverso de pittis de estaño (Aceh s. XIX)

Desde tiempos muy remotos, por su posición estratégica entre China e India, el sudeste asiático ha sido un punto de confluencia cultural y comercial. A su situación geográfica debe añadirse su incalculable riqueza en minerales y recursos naturales, lo que le situó en el punto de mira no solo de estados limítrofes sino también de potencias europeas como Francia, Holanda, Portugal o Inglaterra. El uso de la moneda refleja a la perfección esta confluencia, dado que en esta zona convivieron dos legados numismáticos: el de Asia Oriental (representado en las monedas cash) y el del subcontinente indio y el Islam. A la afluencia masiva de monedas cash chinas durante la Edad Media se sumaron acuñaciones basadas en los modelos indios y musulmanes a partir de los siglos XIV-XV en aquellos territorios convertidos al Islam. En algunos casos, es posible incluso encontrar interesantes acuñaciones locales que recogen las dos corrientes en la misma moneda.
Reverso de la misma moneda
 

miércoles, 22 de enero de 2014

TANGKAS TIBETANOS

Hoy me gustaría compartir con vosotros/as una de las monedas más fascinantes y a la vez misteriosas con las que me he encontrado. Se trata del tangka ga-den tibetano de plata. Es ampliamente aceptado que el dinero ofrece a las autoridades que lo emiten la oportunidad de recoger y difundir símbolos propios de la nación o estado que representan, sirviendo así como elemento de cohesión. No obstante, pocas monedas pueden plasmar mejor la simbología propia de una religión, en este caso la budista, que encarna a la perfección el alma y la historia del Tíbet.

Anverso (arriba) y reverso (abajo) de un tangka ga-den
de plata de principios del siglo XX
Estos tangkas de plata fueron introducidos a mediados del siglo XIX como respuesta a las necesidades de un comercio local en expansión y de ajuste a los patrones marcados por el comercio internacional. Hasta finales del siglo XVIII el Tíbet había importado monedas del vecino Nepal, cuya calidad llegó a ser motivo de conflicto entre los dos países. El valor del tangka ga-den era de 1 ½ shoh, con lo cual, según el sistema monetario decimal tibetano, equivalía a 15 skar y a 0,15 srang. Se emitió hasta 1923, y, según parece, en grandes cantidades, pues las estimaciones más conservadoras dan fe de 50 millones de piezas (lo cual hace que hoy en día se vendan a precios muy razonables dentro del mercado numismático).

jueves, 9 de enero de 2014

PESETAS CHILENAS

Para comenzar este año 2014 he decidido sacar a relucir una curiosidad relacionada con nuestra querida peseta rubia, que dejamos de emplear si no recuerdo mal allá por el año 1997. Seguramente lo que hoy voy a compartir en este modesto blog es archiconocido por muchos de vosotros/as pero debo confesar que para mí es toda una novedad. Y es que una parte considerable de las primeras pesetas rubias con la efigie de Don Juan Carlos fueron emitidas en otros países (Chile y Gran Bretaña concretamente) cuyas casas de la moneda tuvieron a bien dejar sutiles distintivos.
¿Podemos encontrar las diferencias entre
estas dos monedas aparentemente idénticas?

Translate