domingo, 11 de diciembre de 2016

MONEDAS CASH DE LOS MING

Mapa aproximado de la China Ming c. 1580 (wikipedia)
Uno de los pocos periodos de la Historia de la moneda cash china que me quedan por compartir en este blog es precisamente uno de los más conocidos, el correspondiente a la era Ming, comprendida entre 1368 y 1644. La llegada al poder de los Ming supuso el retorno de una dinastía autóctona china al trono imperial tras décadas de ocupación y explotación por parte de unos mongoles que ya habían perdido el empuje guerrero de antaño. Los Ming se mantuvieron en el poder durante casi 300 años, durante los cuales se pusieron en práctica políticas de recuperación económica y expansión diplomática y territorial que en muchos sentidos devolvieron a China su prestigio en la esfera asiática. La moneda de cobre, sin embargo, no conoció el esplendor de épocas anteriores, al tener que co-existir con otras formas de dinero como los lingotes de plata o el papel moneda. La emisión de moneda Ming fue por tanto discontinua y en muchos casos escasa, aunque presenta una serie de características propias que hacen de ella un objeto de estudio independiente.


Las primeras medidas tomadas por Zhu Yuanzhang, que adoptó el nombre de reinado de Hongwu y estableció la capital en Nanjing en 1368, iban encaminadas a la reconstrucción de un país asolado por el conflicto y la deficiente administración de los Yuan. Hongwu puso el foco sobre la agricultura, tradicional motor de la economía china, apostando por el aumento de la productividad y de la extensión de las tierras cultivables, así como reconstruyendo sistemas de irrigación y creando nuevas infraestructuras. Asimismo, se impulsó una política de facilidades para los agricultores, como la suavización de los impuestos, la transferencia de tierras o la distribución de créditos para la roturación. Si durante la era Song los ingresos principales habían provenido de las actividades comerciales, durante la era Ming vendrían de la agricultura.

Hong wu tong bao (1368-1398)
La organización administrativa se inspiró en modelos de dinastías anteriores,  con la adopción de los ministerios de Finanzas, Función Pública, Ritos, Ejército, Justicia y Obras Públicas. La diferencia principal radica en que ahora pierden autonomía frente a un emperador que va adoptando tendencias cada vez más autocráticas, que en el caso de Hongwu se manifiestan en purgas periódicas entre el funcionariado llegando incluso a su círculo más cercano. Asimismo, estableció una Dirección General de los Cinco Ejércitos que le aseguraba un control más estrecho del estamento militar, apoyado en un ejército profesional. Se crearon cuerpos de policía política, responsables de detectar cualquier conducta sospechosa dentro del funcionariado que no hizo sino disminuir la eficacia del mismo, ya que era preferible la inactividad a la posibilidad de ser tachado de traidor. En este contexto, no es de extrañar que los eunucos fueran copando cotas más altas de poder frente a los tecnócratas, hasta hacerse virtualmente los amos de China.

Yongle tong bao (1403-1424)
Las primeras décadas de la dinastía Ming estuvieron marcadas por la expansión territorial y diplomática. No sería hasta 1387 cuando se completaría la unificación del país y la expulsión definitiva de los mongoles. Tras la muerte de Hongwu en 1398, el emperador Zhu Di, que adoptó el nombre de era de Yongle, se adentró en el norte ocupando Manchuria hasta la desembocadura del Amur. En el lado opuesto del país, unos 5.000 Km al sur, ocupó el reino de Dai Viet, en  el actual norte de Vietnam. Igualmente, trató de recuperar influencia en Asia Central frente a los mongoles controlando los reinos de Huami y Turfan, claves en el control de la Ruta de la Seda, y estableciendo relaciones con Tíbet, convertido en un socio comercial de gran importancia. En cualquier caso, la era de Yongle (1403-1424) será recordada como la de las expediciones marítimas del eunuco  Zheng He por todo el Océano Índico llegando al Golfo Pérsico , el Mar Rojo y las costas de África Oriental, casi un siglo antes de la época de los grandes descubrimientos protagonizada por portugueses y españoles.

En este contexto de recuperación y expansión tuvo un lugar destacado la revitalización en la emisión de moneda y en la adopción de diversas formas de dinero alternativas. Durante las primeras décadas de los Ming en el poder se trató de volver a niveles de producción de piezas de cobre de épocas anteriores, aunque la discontinuidad en este aspecto sería una característica de la dinastía en sus casi 300 años de duración. Por lo general, los caracteres de los anversos de las monedas, además de los habituales tong bao (moneda en circulación) a derecha e izquierda, reflejarán un título imperial por emperador, y solo en contados casos los caracteres se referirán a su nombre propio. Asimismo, contarán muchas veces con la marca de la ceca en el reverso así como con el numeral que indique su valor facial de 1, 2, 3, 5 y 10 cash, normalmente acorde con su peso y tamaño. Las monedas de 1 cash trataban de ajustarse al peso de 1 qian, es decir, la décima parte de un liang o tael de 36 grs. de peso.
Moneda hong wu tong bao de 10 cash, en cuyo reverso (dcha.) puede distinguirse
 el numeral 10 abajo (Cast Chinese Coins, D. Hartill)
 
No obstante, la moneda Ming siempre tendría que competir frente a otras formas de dinero que a la larga le harían perder relevancia y prestigio. Por un lado, la emisión privada no oficial de moneda, que lógicamente afectaba a la calidad y el valor real de las piezas. Dos, el recurso a la emisión de papel moneda por parte del estado  con el mismo resultado que en épocas anteriores, es decir, devaluación rápida y actuaciones abusivas de las autoridades para fomentar y mantener su utilización. Y tres, el uso cada vez mayor durante el siglo XV de los lingotes de plata, que triunfaron netamente sobre las demás formas de dinero, ya que se convirtieron en el método preferido de pago para las transacciones comerciales y los  impuestos. 

La plata no se impondría solo frente al cobre, sino también frente al papel. Al igual que en épocas anteriores el empleo del billete degeneró en rápidas devaluaciones y una general pérdida de confianza por parte de sus usuarios. Si al principio de la dinastía Ming el valor del billete había quedado fijado en 1000 piezas de cobre y un liang (36 grs.) de plata, pocos años más tarde valdría cuatro veces menos y en 1445 llegaría a costar mil veces menos que el liang de plata. Con todo, los billetes seguirían circulando hasta 1573, pero su emisión se detendría a mediados del siglo XV y se reanudaría en muy contadas ocasiones. Tras la dinastía Ming los manchúes considerarían el papel moneda como sinónimo de mala administración económica, con lo que no volverían a verse billetes en China hasta mediados del siglo XIX. Con todo, los billetes Ming constituyen hoy en día el papel moneda más antiguo al que pueden acceder los coleccionistas de notafilia, si bien a precios normalmente muy elevados.

Lingote de plata de aprox. 30 grs. de peso (Early World Coins, R. Tye)

Fueron los lingotes de plata los que dominaron netamente las transacciones comerciales y el pago de impuestos durante la mayor parte del periodo Ming. Su uso se comenzó a generalizar durante la segunda mitad del siglo XV, momento en que se empezaron a pagar en plata los tributos de las provincias y las tasas que eximían a determinados grupos de realizar trabajos obligatorios. La importancia de la plata aumentaría aún más en el siguiente siglo con la introducción de piezas de plata procedentes de América, una de las consecuencias de la creciente influencia española en Asia. De hecho, durante el siglo XVI se llevaron a cabo importantes reformas que tenían como fin la simplificación de las políticas fiscales pero en la práctica asumían el empleo generalizado de lingotes. El llamado “método del latigazo único” consagraba la supremacía de la plata ya que establecía que casi todos los impuestos y tasas debían pagarse en este metal. Pese a que estas reformas trataban de evitar abusos terminaron introduciendo otros nuevos, pues por lo general los más desfavorecidos salían perdiendo al cambiar sus piezas de cobre por plata y muchos funcionarios impusieron arbitrarias “cargas de fundido”  con la excusa de verificar la pureza de la plata.

De esta forma, durante el reinado del emperador Xuan Zong (1426-1435) se interrumpió la emisión de moneda de cobre, que no sería retomada (y de forma muy discontinua) hasta casi siete décadas después. 

http://www.numismaticodigital.com/noticia/10065/rumbo-a-lo-desconocido/la-moneda-china-de-la-dinastia-ming.html
Cast Chinese Coins, A Historical Catalogue. David Hartill, published by Trafford, Victoria (BC) Canada, 2005
Early World Coins & Early Weight Standards, by Robert Tye, published by Early World Coins, York 2009
Gernet, J. El Mundo Chino. Editorial Crítica, Barcelona 1991
Ceinos, P. Historia Breve de China, Sílex Ediciones S.L. Madrid, 2006

Martínez Shaw, C. Historia de Asia en la Edad Moderna, Arco Libros S.L. Madrid, 1996

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Translate